Alcatraz Solutions

PRENSA
16/06/2016

Una asociación madrileña filtra datos personales de afectados por el 11M

La Agencia Española de Protección de Datos ha sancionado a la asociación con una multa de 100.000 euros

Buscando su nombre y apellidos en Google. Así de fácil pudo acceder un menor a una página web que publicaba sus datos personales, así como de otros afectados por el atentado del 11 de marzo de 2004.

La página web, desde la que se facilitaba esta información, es propiedad de la Asociación Peones Negros de Madrid. Una asociación que se autodefine como un movimiento ciudadano libre en "defensa los derechos civiles de los ciudadanos en toda su amplitud y en especial el derecho a conocer todas las circunstancias, autoría, y demás implicaciones habidas en la ejecución del atentado en España del 11 de marzo de 2004".

La asociación, a través de su página, permitía el acceso libre a documentación que pertenecía al sumario de un procedimiento seguido en el Juzgado Central de Instrucción nº6 de Madrid. Entre los documentos se incluía un listado integrado por 113 personas, heridos directos o familiares de fallecidos y heridos víctimas del terrorismo, entre los que se encontraba el hijo de la denunciante.

Según ha podido comprobar la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) en su investigación, los archivos expuestos contenían datos personales de los afectados (nombres, apellidos, DNI, domicilio, parentesco, fecha y lugar de nacimiento, número de tarjeta sanitaria, número de afiliación a la Seguridad Social, teléfono, etc.), incluyendo informes médicos, así como su condición de afectado por el acto terrorista.

La asociación no estableció las medidas de seguridad necesarias para que la información no fuera indexada por los distintos motores de búsqueda lo que permitió un acceso indiscriminado a información de carácter personal.

Durante el procedimiento de investigación el demandante no pudo acreditar que los afectados hubieran facilitado su consentimiento para realizar dicho tratamiento evidenciando, una vez más y de manera flagrante, una vulneración de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD).

La AEPD constató, por tanto, que la asociación había recogido, grabado, conservado y difundido información sin el consentimiento expreso de los afectados. Se trató de un tratamiento de datos que la normativa cataloga como especialmente protegidos en su artículo 7.3, el cual establece que "los datos de carácter personal que hagan referencia al origen racial, a la salud y a la vida sexual sólo podrán ser recabados, tratados y cedidos cuando, por razones de interés general, así lo disponga una ley o el afectado consienta expresamente".

Debido al carácter de la infracción cometida, la Agencia resolvió sancionando a la Asociación Peones Negros de Madrid con una multa de 100.000 euros.